martes, 22 de agosto de 2017

Constancia en la felicidad.

No hay nada tan digno de compasión como el hombre que va de izquierda a derecha, que escudriña, como dice el poeta, hasta las entrañas de la tierra y que intenta adivinar lo que sucede en los demás sin darse cuenta de que sería suficiente para su felicidad ser constante con el alma que reside en sí mismo si le consagrara sincera devoción.


Marco Aurelio

viernes, 18 de agosto de 2017

El Dios en sí mismo.

28. Quién reconoce como idénticos al Dios existente en sí mismo y al Dios que late en todo lo creado, no hiere a otros, porque en ellos se ve a sí mismo, y de este modo, con seguridad alcanza la Meta Suprema.



Hampi - India

martes, 15 de agosto de 2017

Desaprender

"En aprender a pintar como los pintores del renacimiento tardé unos años; pintar como los niños me llevó toda la vida."

Pablo Picasso

jueves, 10 de agosto de 2017

Teoría del Genio (2)

La improvisación artística se encuentra en un nivel muy inferior en comparación con las ideas artísticas elaboradas con seriedad y esfuerzo. Todos los grandes hombres eran grandes trabajadores, incansables, no sólo cuando se trataba de inventar, sino también de rechazar, de escoger, de modificar, de retocar.

F.N.

Artista trabajando.

miércoles, 9 de agosto de 2017

domingo, 6 de agosto de 2017

Teoría del Genio (1)

La mayoría de la gente dice que el intelecto hace al gran científico.
Están equivocados: es el carácter.

Albert Einstein

Enlace Superdotados

jueves, 3 de agosto de 2017

Recompensa

47. Concentra tu mente en tu trabajo, pero nunca permitas que tu corazón se apegue a los resultados. Nunca trabajes por amor a la recompensa, y realiza tu trabajo con constancia y regularidad.

martes, 1 de agosto de 2017

Marco Aurelio

1. Aprendí de mi abuelo Vero: su bondad y no enojarme con facilidad.

2. De la reputación y memoria dejada por mi padre: la decencia y la virilidad.

3. De mi madre: su sentido religioso, su inclinación a dar cuanto tenía y abstenerse de cualquier acto de maldad, así como su vida sencilla, lejos de toda clase de lujos y vanidades.

Mark Twain

Después de cenar, sacaba el libro y me enseñaba la historia de Moisés y los juncos, y yo estaba entusiasmado por enterarme de todo sobre él, pero con el tiempo se le escapó que Moisés llevaba muerto muchísimos años, así que ya no me importó, porque a mí los muertos no me interesan.

Enseguida me daban ganas de fumar y le pedía permiso a la viuda. Pero no me dejaba. Decía que era una costumbre fea y sucia y que tenía que tratar de dejar de hacerlo. Eso es lo que le pasa a alguna gente. Le tienen manía a cosas de las que no saben nada. Ella se interesaba por Moisés, que no era ni siquiera pariente suyo, y eso no era ni siquiera útil, porque ya se había muerto, ¿no?, pero le parecía muy mal que yo hiciera algo que era bueno.

lunes, 31 de julio de 2017

Como Adam Smith puede...

A lo que de verdad aspiro, sostiene Smith, es a que las emociones de usted armonicen con las mías cuando me enfrento a una tragedia o a una dicha. Si estoy intentando lidiar con una tragedia, quiero que usted comparta mi dolor. 

Según Smith, si usted comparte en cierta medida mi dolor, eso me consolará; cuando empatiza con mi situación de una forma que armoniza con mi reacción, sucede algo extraordinario: usted me alivia de una parte de mi dolor.